Nuestras Joyas

Nuestras joyas adquieren un sentido real  cuando alguien las disfruta.

Con ellas  se celebra la vida, se dice te amo, se logra el perdón y hasta la pasión de  quien presume ser indiferente.

Son  tradición y  llegan a tener demasiado valor emocional para sus dueños.

También son protección, hay quienes se sienten desnudos y vulnerables si les falta  aquella medalla,  rosario o anillo  que cada día  los hace sentir protegidos.

Nuestras joyas son creatividad y alegría.